avatar-emilio-valcarcel

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional

Share on facebook
Comparte
Share on twitter
Twittealo
Share on linkedin
Comparte

RESUMEN:

  • Cuando vives momentos muy difíciles, a veces sientes que el dolor te supera, y que te faltan las herramientas para manejarlo.
  • En situaciones así, puedes sentir que todo a tu alrededor se desmorona, y puedes pasar incluso de la tristeza a la desesperación.
  • Sin embargo, dentro de ti hay una fuerza que puede ayudarte a superar esos momentos difíciles, y a seguir adelante disfrutando de tu vida.
  • “La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos de vivir situaciones difíciles y dolorosas, superarlas y aprender de ellas”.
  • Si sabes manejarlos, los momentos de pérdida y de dolor son los que más te ayudan a crecer.
  • El dolor ante una pérdida o un trauma es natural. El sufrimiento, en cambio, surge cuando hacemos una interpretación poco compasiva de ese dolor.
  • En este episodio vamos a hablar de la resiliencia, voy a explicarte qué es, y voy a darte también las 7 claves que puedes aplicar para convertirte en una persona más resiliente, fuerte y feliz.

¿LISTO PARA PASAR DE NIVEL?

Programa

Si quieres reorganizarte, dar un giro personal y profesional y volver a disfrutar de tu vida, inscríbete en la próxima edición de mi programa online TRANSFORMACIÓN PERSONAL Y ALTO RENDIMIENTO, que está cambiando las vidas de muchas personas. Puedes verlo aquí: PROGRAMA TRANSPAR

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional (texto completo)

Antes de explicarte qué es la resiliencia, me gustaría que te hicieras algunas preguntas. ¿Estás pasando un momento difícil? ¿Te sientes confundido, sin rumbo, incluso sin fuerzas para avanzar? ¿Estás viviendo una ruptura de pareja, la muerte de un ser querido o el fracaso de un proyecto? En momentos como este puedes sentir que el dolor y la ansiedad simplemente te superan, y que te faltan las herramientas para manejarlos.

La vida, a veces, nos hace pasar por dificultades y por momentos de dolor. Y cuando los estás atravesando puedes sentir que todo a tu alrededor se desmorona, que ni siquiera quieres levantarte. Puedes sentirte triste, ansioso, o incluso desesperado.

Pero quiero que sepas que dentro de ti hay una fuerza que puede ayudarte a superar esos momentos difíciles, y a seguir adelante disfrutando de tu vida.

En este episodio vamos a hablar de la resiliencia, voy a explicarte qué es, y voy a darte también las 7 claves prácticas para convertirte en una persona más resiliente, más fuerte y más feliz.

¿Qué es la resiliencia?

«Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca debemos perder la esperanza infinita» —Martin Luther King

La resiliencia es la capacidad que tenemos todos los seres humanos de vivir situaciones difíciles y dolorosas, superarlas y aprender de ellas.

Y no es una capacidad exclusiva de algunas personas: todos somos resilientes en mayor o menor medida, y la resiliencia es una capacidad que se puede desarrollar a lo largo de la vida.

La Real Academia Española (RAE) define la resiliencia como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y de sobreponernos a ellas.

Sin embargo, la resiliencia no puede confundirse solamente con la capacidad de resistir, con la fortaleza mental. Es algo más: además de nuestra capacidad para superar una crisis o una situación de trauma, la resiliencia nos permite aprender de ella, y transformar esa vivencia en fuerza y en sabiduría para seguir viviendo.

El primer investigador que habló de la resiliencia fue John Bowlby, en su Teoría del Apego. Después, el psiquiatra y psicoanalista francés Boris Cyrulnik desarrolló el concepto de resiliencia tal como lo conocemos hoy, en su obra Los Patitos Feos.

El mismo Cyrulnik vivió una serie de traumas y de situaciones muy difíciles en su infancia, y por eso es el referente ideal para hablar sobre resiliencia.

Cyrulnik era francés de origen judío, y durante la Segunda Guerra Mundial, cuando tenía solo seis años, sus padres fueron deportados y murieron en Auschwitz junto con parte de su familia. Él mismo fue arrestado e internado en la sinagoga de Burdeos para ser deportado a los campos de concentración. Una enfermera de la Cruz Roja le ayudó a esconderse debajo del cuerpo de una mujer moribunda, y así consiguió escapar. De mil setecientas personas arrestadas hubo solo dos supervivientes, aquella mujer y él.

Más tarde, el pequeño Boris fue recogido por una tía en París y, con el tiempo, estas experiencias le animaron a estudiar psiquiatría. La mayor parte de su carrera la dedicó al tratamiento de niños traumatizados.

Justo por esas vivencias, con el tiempo Cyrulnik definió la idea de resiliencia como la capacidad de recomponernos, de iniciar un nuevo desarrollo después de un trauma.

Y, como te decía antes, la resiliencia no es una característica de nacimiento, sino una capacidad que puede desarrollarse.

Es verdad que las personas que crecieron en un entorno seguro y con un apego estable suelen ser más resilientes. Pero si no es tu caso, tienes que saber que la resiliencia es una capacidad que se puede trabajar como parte de tu desarrollo personal en cualquier momento de tu vida.

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional

¿Cómo son las personas resilientes?

¿Cómo son las personas que tienen una alta resiliencia?

  • En primer lugar, son personas que aceptan la realidad tal cual es, y trabajan con ello. Es decir, asumen lo que les pasa de manera rápida.
  • También son personas que le buscan sentido a lo que les ocurre, aunque no sea agradable: y eso les permite aprender.
  • A menudo las personas resilientes tienen un entorno de apoyo emocional: tienen vínculos emocionales sólidos, que les proporcionan seguridad y confianza.
  • También suelen trabajar en su autoestima, desde el conocimiento de sus fortalezas y debilidades.
  • En las personas resilientes destaca además la capacidad de autocontrol de sus impulsos y emociones.
  • Y a menudo tienen también una actitud de empatía con los demás, y un esquema de pensamiento flexible.

7 técnicas para desarrollar la resiliencia

Ahora voy a explicarte las 7 claves que puedes aplicar para desarrollar la resiliencia y convertirte en una persona más fuerte y feliz.

1. No intentes controlar las situaciones, sino tus emociones

La primera clave es aprender a no querer controlar las situaciones, sino tus emociones. La incertidumbre es una realidad que está presente a lo largo de toda la vida, y aunque tienes capacidad de influencia, normalmente no vas a poder controlar todas las cosas que te pasan.

Donde sí tienes poder es sobre la forma en la que reaccionas: en cómo te sientes y cómo te comportas ante lo que te pasa.

Por eso, aprende a convivir con la incertidumbre. Toma conciencia de las emociones que sientes cuando pasas por una situación difícil, y céntrate en gestionarlas de la forma más positiva posible.

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional

2. Establece relaciones positivas

La segunda clave para entrenar tu resiliencia es establecer vínculos y relaciones positivas. Enfócate en fortalecer las relaciones que te aporten bienestar. Pasa tiempo con las personas a las que quieres y con las que te sientes bien. Y especialmente, rodéate de gente que tenga una actitud positiva ante la vida.

Y, de la misma manera, procura poner límites en las relaciones con personas tóxicas o negativas, porque van a restarte en vez de sumar.

3. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

La tercera clave para ser una persona más resiliente es distinguir entre dolor y sufrimiento. Buda dijo: «El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional».

A lo largo de la vida todos pasamos por momentos de dolor, de obstáculos y de trauma. El dolor que sentimos ante una pérdida, ante un abandono, es real y es inevitable, porque somos humanos. Y requiere de un tiempo de duelo para sanar.

En cambio, el sufrimiento consiste en la interpretación que hacemos de ese dolor. Y muchas veces nos quedamos enquistados en una interpretación de lo que pasó que nos hace daño y no nos permite avanzar.

Por ejemplo, si he perdido a mi madre, voy a sentir mucho dolor, eso es inevitable. Pero si además empiezo a decirme que debería haberla ido a ver más a menudo, y a sentir culpa por todas las cosas que podía haber hecho mejor en nuestra relación, es muy posible que sufra y me haga daño innecesariamente.

O, por ejemplo, si has sufrido una ruptura sentimental puedes sentir mucho dolor, y eso es normal. Pero no es necesario aferrarse a la culpa o al lamento por lo que pudo ser: puedes escoger sentir el dolor, sin quedarte anclado en el sufrimiento. Agradece lo vivido junto a esa persona, y date la oportunidad de abrirte a una nueva etapa.

La idea clave aquí es el aprendizaje. Siempre que atravieses un momento de trauma o de dificultad, permítete sentir ese dolor, pero después pregúntate qué puedes aprender de lo que ha pasado, perdónate, y sigue adelante.

4. Cuéntate otra historia

La cuarta clave para ser más resiliente es contarte a ti mismo una historia diferente. Todos tenemos una voz interna con la que dialogamos constantemente. Cuando atravesamos momentos de dolor a menudo hacemos una interpretación muy negativa de lo que ha pasado, y son esa interpretación y las emociones que vienen con ella lo que mantenemos en nuestra mente durante días, meses o incluso años.

Prueba a contarte a ti mismo otra historia. Una más compasiva contigo mismo, de la que puedas aprender y que te abra nuevas oportunidades en el futuro.

Por otra parte, en su libro Tropezando con la Felicidad («Stumbling on Happiness») el profesor de psicología de la Universidad de Harvard Daniel Gilbert estudió lo que él llamó el «pronóstico afectivo» de los seres humanos. Llegó a la conclusión de que incluso cosas muy negativas y drámáticas que pueden ocurrirnos nos hacen sentir mal pero, sorprendentemente, en menor intensidad y durante menos tiempo del que creemos.

Por ejemplo, después de algo tan duro como la amputación de un miembro, pasado un tiempo las personas son capaces de sentir un nivel de felicidad parecido al que tenían antes de que ocurriera. Y ya no veían lo que les había pasado como algo tan horrible.

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional

5. Practica el Mindfulness o conciencia plena

La quinta técnica para desarrollar una actitud resiliente, es la práctica del mindfulness o la conciencia plena. Es una práctica milenaria, que te ayuda a vivir el presente en su máxima expresión para evitar quedarte prisionero del pasado (para lamentarte o sentirte culpable), o del miedo ante el futuro.

Practicar la meditación y mantenerte en el presente va a ayudarte a ser más resiliente, a aceptar las experiencias tal y como vienen, y a reducir las emociones negativas.

Porque la vida es un cambio constante: si no te aferras a lo que fue o a lo que aún no es, vas a ser mucho más feliz.

6. Cuídate más y mejor

La sexta clave para desarrollar tu resiliencia es cuidarte bien. Cuando atravesamos un momento de dolor, muchas veces tenemos la tentación de abandonarnos, y descuidamos la alimentación, el ejercicio físico o los hábitos de sueño.

Pero nuestro cuerpo y nuestra mente están completamente conectados: por eso debes cuidarte. Esfuérzate y mantén tus horarios, come sano, haz ejercicio, cuida tus relaciones.

Aunque estés preocupado o lo estés pasando mal, cuidarte y hacer actividades que te nutran como persona va a ayudarte a afrontar mejor lo que estás viviendo.

7. No le tengas miedo al cambio

Y la séptima clave para trabajar en tu resiliencia es no tenerle miedo al cambio. A veces, esos momentos de crisis suponen una ruptura importante en nuestra vida, y muchas veces el miedo nos paraliza.

Ante eso, recuerda que en la vida lo único constante es el cambio, y que no tiene por qué ser para peor. De hecho, la propia evolución nos demuestra que los individuos que mejor se adaptan al cambio son los que sobreviven.

Si el momento que estás viviendo es un desafío para ti, trabaja en adaptarte. Pero no le tengas miedo a los cambios, porque forman parte de la vida, muchas veces para bien, aunque al principio no sepamos verlo.

Resiliencia: el Dolor es Inevitable, el Sufrimiento es Opcional

Conclusión

En conclusión, la resiliencia es una capacidad que se puede entrenar, y es una manera de ser más efectivo y de apegarte a la vida. Porque vives los momentos difíciles y el dolor que te traen con madurez, y sabes sacar de ellos el aprendizaje que necesitas para salir adelante.

¿Listo para pasar al siguiente nivel?

¿Te ha gustado lo que has leído? Compártelo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Responsable: los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Emilio Valcárcel García como responsable de esta web. Finalidad: gestionar y moderar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatario: SiteGround (proveedor de hosting de Emilio Valcárcel), ubicado dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@emiliovalcarcel.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Para más información consultar mi política de privacidad.